Cura (Piedra) Antu (Sol)

Inca Sol – Piedras Calientes al sol

Durante sus viajes a Chile los Goye conocieron el curanto chilote con mariscos, el cual comenzaron a elaborar con carnes y hortalizas. Hoy esa comida es uno de los principales atractivos. El curanto se cocina en un hoyo poco profundo. En el se enciende fuego y se calientan las piedras para clocar sobre ellas los alimentos. Se cubren con hojas de nalca o maqui, bolsas de arpillera y tierra.

Curanto Colonia Suiza, Bariloche, Río Negro, Patagonia Argentina

Al cabo de dos horas la comida humeante se descubre en una singular ceremonia y esta lista para comer.

Precisamente, no apurar no estirar el tiempo de cocción es una de los secretos fundamentales para lograr que los diez ingredientes salgan a punto: Papa, Batata, Zanahoria, Arvejas con queso derretido y zapallo, polo, carne vacuna, cerdo, cordero, achuras y manzana.

643958_475375369169151_674797821_n

Ceremonia del Curanto Colonia Suiza

  • – Río Negro / Patagonia Argentina

En un pueblo resguardado por cerros altos, bosques de cipreses y coihues de mucha antigüedad. Su nombre es Colonia Suiza y se encuentra a escasos kilómetros de la ciudad de Bariloche. Poco a poco vamos encontrando las primeras construcciones, muchas hechas con madera y rodeadas de animales domésticos y galpones.

Finalmente, accedemos al centro del pueblo, donde conviven una feria artesanal y una plazoleta en la que se ofrecen a la venta productos artesanales de la zona, separados por una pequeña calle que se reconoce como la principal.

207271_462298750504843_733924656_n

 

 

¿Qué es el curanto?

El curanto es una comida originariamente araucana, introducida desde Chile por Emilio Goye, uno de los primeros pobladores de la colonia. Realizarla es toda una ceremonia: se cava un hoyo en la tierra de 15 cm. de profundidad (cuya superficie depende de la cantidad de personas), y se colocan piedras bochas (típicas de los lagos sureños) previamente calentadas al rojo vivo en un fogón. Sobre estas piedras se pone un colchón de hojas de nalca o maqui, y sobre éstas todos los ingredientes: carne de vaca, de cordero, de cerdo, pollos, chorizos, salchichas parrilleras, papas, batatas, manzanas, cebollas, zanahorias y zapallos ahuecados rellenos con queso, crema y arvejas. Según el “curantero” Rubén Nielsen, “lo básico son cinco tipos de carne y cinco tipos de verduras”.
Se vuelve a tapar todo con hojas, sobre las que se colocan lienzos húmedos para que no se pierda el calor y luego se cubre con abundante tierra, convirtiéndose de esta manera en un verdadero horno a presión. Cuando la cocción está lista comienzan a surgir de la tierra hilitos de humo, poco tiempo después se realiza el destape del curanto: los alimentos quedan tiernamente cocidos por el calor de las piedras.

529265_451676271567091_1121308836_n


Circuito Colonia Suiza

comunidad